viernes, 2 de noviembre de 2007

DEMOGRAFIA DE AUSTRALIA


La mayor parte de los aproximadamente 20,6 millones de australianos son descendientes de inmigrantes que llegaron al país durante los siglos XIX y XX, mayoritariamente desde Gran Bretaña e Irlanda. La población de Australia se ha cuadriplicado desde el final de la Primera Guerra Mundial, incentivada por un ambicioso programa de inmigración. En 2001, los cinco grupos más importantes que componen el 23,1% de los australianos nacidos en el extranjero eran originarios del Reino Unido, Nueva Zelanda, Italia, Vietnam y China. Después de la abolición de la política de la Australia Blanca en 1973, numerosas iniciativas del Gobierno promovieron la armonía racial basada en una política multicultural.
La población indígena ―
aborígenes habitantes del continente e isleños del estrecho de Torres ― era de 410.003 habitantes (2,2% de la población total) en 2001, delatándose un importante crecimiento poblacional de este grupo desde el censo de 1976, el cual registraba una población indígena de 115.953. Los aborígenes australianos tienen altos índices de encarcelamiento y desempleo, niveles educativos más bajos y una esperanza de vida 17 años menor que la de otros australianos. La desigualdad racial es un problema político que se mantiene aún en la actualidad.

Menos del 15% de los australianos vive en áreas rurales. Esta fotografía muestra el Barossa Valley, una importante área de producción de vino ubicada en Australia Meridional.
Al igual que en otros países desarrollados, Australia está experimentando un envejecimiento demográfico con más
jubilados y menos personas en edad laboral. Un gran número de australianos (759.849 en el período 2002-2003 vive fuera de su país natal. Australia ha mantenido uno de los programas de inmigración más activos en el mundo para impulsar el crecimiento de la población. Muchos inmigrantes están bien preparados en lo referente a su educación, pero también existen refugiados.